viernes, 26 de septiembre de 2008

Protección contra el Abuso de Niños

Los Scouts están profundamente preocupados por el bienestar de los niños y jóvenes de nuestro país.

En la época actual la juventud afronta muchos problemas, y el abuso de niños es uno de ellos.
Es el deber de nosotros los adultos proporcionar a nuestros hijos y scouts toda la seguridad que sea posible. El abuso de niños es un hecho en la sociedad y causa gran preocupación a la mayoría de los padres. Afortunadamente el abuso de niños es altamente evitable y los padres y dirigentes scouts pueden ayudar a los niños a conocer y practicar estrategias preventivas.

Estrategias protectivas de los Niños.

Hay tres principios fundamentales de estrategias protectivas:

El muchacho necesita ser capaz de reconocer las situaciones que puedan conducir al abuso.
El muchacho debe ser capaz de afirmar su derecho de presentar resistencia ante el abusador.
El muchacho debe ser capaz de decir a un adulto cuando ha sido victima del abuso y sentir la confianza de que el adulto tomara la acción necesaria para evitar para el abuso vuelva a ocurrir.

Reconocer las situaciones

Tradicionalmente se advierte a los niños contra los riesgos de asociarse con extraños. En la actualidad nos damos cuenta de que el abuso de niños y, casi siempre la persona culpable esta en una posición de autoridad sobre su victima. Por lo tanto, si enseñamos a los niños a cuidarse de extraños solamente, no los estamos protegiendo tan ampliamente como debemos. Los ejercicios explicados en esta guía le ayudaran a preparar a sus hijos o al muchacho de su unidad para que pueda identificar las situaciones de peligro.

Como oponerse al abusador

En entrevistas con individuos abusadores de niños queda documentado el hecho de que, en los casos en que el niño se opone a las insinuaciones del abusador, este desiste de su intento.

A los niños y muchachos se les debe aconsejar que griten, pidiendo, auxilio cuando alguien les hace proposiciones impropias, ya sea una persona amiga, pariente o extraña.

Contárselo a un adulto

A los niños se les debe aconsejar que después de enfrentarse a una situación impropia o a un intento de abuso, relaten el incidente a sus padres, a sus maestros, a sus jefes Scouts o a otra persona adulta de confianza. Como es frecuente que los adultos no presten mucha atención ciando habla los niños, es necesario decir al niño que insista hasta que se le preste la atención necesaria.

Hay ocasiones en que un niño no puede hablar sobre lo ocurrido, pero que si lo comunica en otras formas. Por ejemplo, el niño hará todo lo posible por evitar el contacto con cierta persona en particular, tal como la persona en particular, tal como la persona que lo cuida (niñera) en el caso de menores. Este es el tipo de comunicación del niño que los padres deben observar e identificar como posible indicación de abuso.

Cuando el niño relata el abuso

En caso de que su niño(a) haya sido victima de abuso, la reacción inicial de los padres puede ser muy importante para ayudarle a sobreponerse a la penosa experiencia que sufrió. La siguiente es una guía que puede ser de ayuda para un padre o líder scout.

No sea presa del pánico ni sea extremista en su reacción inmediata.
No critique al niño ni le diga que mal entendió lo ocurrido
Respete el derecho del niño/muchacho de hablar en privado. Busque un lugar donde puedan discutir el problema en confianza sin interrupción o distracción.
Asegure el niño(a) que no es culpable por lo ocurrido. Dígale que usted agradece que le cuente el incidente y asegúrele que usted se asegurara que no volverá a ocurrir.
Anime al niño/muchacho a que hable con las autoridades sobre lo ocurrido pero trate de limitar las entrevistas a que sea sometido, pues demasiadas entrevistas pueden ser traumáticas para ellos.
Consulte a su pediatra o a su psicólogo o a otras personas expertas en cuanto al problema de abuso de niños. Estas personas pueden ayudar al niño/muchacho aconsejándole debidamente.

Finalmente, en caso de que su hijo o sea victima de abuso, no lo culpe a el ni se culpe a si mismo. Los individuos que abusan de los niños no siempre son fáciles de identificar, ya que los hay en todos los niveles sociales y económicos. Con frecuencia aparentan mucha decencia, asisten a la iglesia y son muy activos en la comunidad. El molestador o abusador de muchachos es experto en su trato con los niños, demostrándoles atención excesiva, haciéndoles obsequios y regalándoles dinero. La mayoría de los casos de abuso ocurren en situaciones en que el niño conoce y confía en el adulto culpable.

Enseñe al niño a sostener su derecho

Es importante que el niño(a)/muchacho(a) comprenda que tiene todo el derecho de reaccionar contra cualquier situación impropia o que le parezca peligrosa. Al enseñar al niño la forma de defenderse, aclárele que no obstante algunas de las estrategias básicas parecen contradecir el comportamiento normal que se le ha inculcado, estas estrategias se aplican solamente a una situación fuera de lo normal.

Al verse amenazado, el niño(a) debe sentirse libre de actuar en las siguientes formas:

Confiar en su propia intuición o instinto
Esperar que el problema sea tratado con reserva
Reaccionar negativamente (decir NO) cuando se le toca o se le expresa afecto de manera impropia.
Decir NO a las demandas o insinuaciones impropias de un adulto.
No dar información que pueda ponerlo en peligro
Rehusar regalos
Mostrarse descortés si la situación así lo requiere
Corre, gritar o cualquier otra actitud para llamar la atención
Luchar físicamente para rechazar algún acto impropio
Pedir auxilio
Es muy importante recordar que estas son medidas o estrategias protectivas con el fin de que el niño(a)/muchacho(a) sea capaz de defenderse a si mismo.
Reglas básicas para la seguridad de los niños(as)/muchachos(as)

Al ocuparnos de las reglas básicas para la seguridad de los niños, es necesario enfatizar que la precaución tradicional de no confiar en los extraños no es suficiente para proteger a nuestros hijos. Los abusadores de niños casi siempre son conocidos de su víctima. Por lo tanto, una estrategia de protección más efectiva se basa en enseñar a los niños a reconocer situaciones o acciones que les parezcan peligrosas. Discuta con el niño las siguientes reglas de seguridad.

Si te encuentras en un sitio publico y te separas de tu padre (o de tu dirigente scout), no te dediques a caminar buscándolos. Ve a donde veas un oficial de la policía, a la oficina de servicios de seguridad, a la caja registradora si están en un almacén. Cuenta a una de estas personas que no puedes encontrase a tus padres y que necesitas ayuda.
Nunca debes subir a un automóvil o ir a ningún lugar con otra persona a menos que cuentes con el permiso de tus padres.
Si alguien te sigue a pie o en automóvil, huye de esa persona. No necesitas acercarte al automóvil para hablar con la persona que esta dentro.
Los adultos o muchachos grandes que no son de tu familia y necesitan ayuda (como para encontrar alguna dirección o algún perro u objeto perdido) no deben solicitar la ayuda de los niños sino pedir ayuda a otros adultos.
Deben siempre acompañarte de alguno de tus amigos y no ir solo a ninguna parte
Siempre pide permiso a tus padres para ir a algún lugar, especialmente a otra casa.
Nunca pidas “aventones” (viajar en autostop) en automóviles.
Nunca viajes en automóvil con otra persona sin el permiso de sus padres
Nadie debe pedirle que guarde un secreto especial. Si esto ocurre, informa a tus padres o a tu profesor o al dirigente scout.
Si alguien quiere tomarte una fotografía, informa a tus padres o a tu profesor.
Nadie debe tocarte en las partes de tu cuerpo que cubre un traje de baño, ( a menos que sea un medico mientras te examina o te hace un examen físico) ni tu debes tocar a nadie en esas áreas del cuerpo. Tu cuerpo es especial y privado.

Tu tienes todo el derecho a decir “NO” a cualquiera que trate de llevarte a algún lugar, de tocarte, o de hacer que te sientas incomodo por lo que te dice, te propone o hace.

Estas son algunas reglas de seguridad que usted puede discutir con el niño(a)/muchacho(a) en las misma forma en que le explica que es peligroso jugar con fuego. Estas reglas enfatizan las situaciones comunes a muchos casos de abuso de niños.

La presente guía puede complementarse conjuntamente con los hijos o los integrantes de la unidad o grupo scout. Su finalidad en contribuir en al formación de los niños, muchachos y jóvenes y se sugiere que se este revisando y sea de conocimiento de todos en la familia y en el grupo y unidades scout.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.